versión accesible  diario  |  revista  |  guías  |  escuelas  |  consumaseguridad

casi todo sobre mi mascota

Portada >>PECES >>El acuario

Peces

El acuario El acuario
Mantenimiento del acuario


Cabecera

Ya hemos comentado que el acuario no es como un cuadro que se coloca para admirarlo unos segundos de vez en cuando. Requiere un pequeño trabajo diario pero sin agobios. Quizás quienes no tengan contacto con este mundo piensen que es algo complicado, sin embargo con dedicar cinco minutos diarios a nuestro acuario sería suficiente para mantenerlo. En ese tiempo podemos comprobar que todos lo aparatos funcionan correctamente, alimentar y observar atentamente los peces y las plantas para detectar cualquier anomalía, e incluso retirar alguna hoja muerta (y de vez en cuando, también algún pez).

A parte de esto, semanalmente habrá que limpiar más a fondo el acuario (por ejemplo, pasar un imán limpiacristales para eliminar el posible punteado negruzco) y mensualmente cambiar la mitad del volumen de agua (por agua del grifo acondicionada adecuadamente). De vez en cuando hay que “pasar el aspirador al fondo” y aclarar bien todas las partes del filtro limpiador.

Cada seis meses se recomienda sustituir algunos materiales filtrantes por otros nuevos y cada dos años habría que pensar en hacer una limpieza a fondo que incluiría el vaciado completo, el cambio o limpieza de los elementos decorativos, la sustitución del abono del fondo para las plantas y posteriormente el llenado del acuario.

Insistiremos en la importancia de acostumbrarnos a realizar mediciones de ciertos valores que nos indican las condiciones del agua. La mayoría resultan sencillas de hacer y son imprescindibles para ayudarnos a controlar todas las funciones de cualquier acuario; otras son más complicadas de realizar y las dejamos para los acuariófilos más expertos.

Tests para TODOS los acuarios

Test de pH

En general los peces de acuario viven perfectamente en un pH neutro (igual a 7), aunque con unos márgenes algo más amplios (desde 6,8 hasta 7,4). Debemos intentar que no sobrepase estos márgenes. Algunos tipos de peces viven mejor en condiciones de pH algo más extremas: medios muy ácidos o muy básicos, pero eso irá aprendiendo con el tiempo.

Tests de nitritos y nitratos

El amoniaco, producto residual que procede de los detritus de peces y de la materia orgánica en descomposición se degrada a nitritos, que en concentraciones altas resultan muy tóxicos para los peces. En los acuarios que funcionan, las colonias de bacterias nitrificantes que habitan en el filtro, la grava, etc., se encargan de descomponer estos a nitratos, bastante menos tóxicos.

Es fundamental evaluar la concentración de estos productos en el acuario para hacerles frente cuanto antes si se descompensan sus niveles.

Test de dureza total y dureza de carbonato

Fundamentales por su interrelación con la estabilidad del pH, nos dan una idea de la concentración de ciertos minerales fundamentales: calcio, magnesio, potasio y bicarbonato.

Tests para acuarios más avanzados

Test de Oxígeno y CO2

En general más complicados de controlar, tampoco nos parecen imprescindibles en cualquier acuario (de aficionado/principiante).

Tests de Hierro, Cobre y Fosfatos

Problemas del mantenimiento del acuario

Superpoblación:

Un problema importante en muchos acuarios primerizos y debido al cual puede llegar a peligrar su existencia. Ocurre no sólo por un excesivo número de peces sino también puede ocasionarse con la mezcla de demasiadas especies distintas. Muchos peces son gregarios y viven mejor en compañía de congéneres.

¿Cómo calcular el número adecuado? Se trata de aprendernos la regla siguiente: Un litro de agua por cada centímetro de pez y no sobrepasarla de ninguna manera. Debemos además tener en cuenta que, si todo va bien y los peces se adaptan, en 6-12 meses crecerán bastante y tendremos sobrepasada su capacidad recomendada si no se han producido bajas.

Mala alimentación:

- Excesivo alimento: Es muy frecuente que por desconocimiento, se añada mayor cantidad de alimento del necesario. Es cierto que los peces sanos siempre tienen el aspecto de estar hambrientos y conforme nos acercamos al acuario, nos muestran su necesidad viniendo hacia nosotros con las bocas bien abiertas subiendo a la superficie para buscar comida. No debemos dejarnos llevar por la pena y añadir más cantidad de la debida.

Todo alimento de sobra se convierte en materia orgánica en descomposición y deteriora el agua del acuario. Si accidentalmente (o para intentar compensar lo que no hemos echado durante un fin de semana de vacaciones) ofrecemos el doble, triple o mayor cantidad de lo normal, los peces tienden a comérselo, con el consiguiente empacho.

- Alimento inadecuado: La mayoría de marcas comerciales ofrecen preparados completos y equilibrados. Los peces de agua fría no son demasiado exigentes pero los de agua caliente necesitan alimentos de mayor calidad nutricional y, dentro de éstos, algunos requieren los preparados específicos para ellos (cíclidos, peces de fondo, alevines en crecimiento, etc.).

- A todos los peces les gusta comer un menú diferente de vez en cuando: conviene intercalar con su comida básica un día de alimento vegetal, larvas de mosquito, sticks, artemia, lombrices...

Disponemos incluso de alimento fresco congelado

Las algas:

Aparecen generalmente por exceso de luz en el acuario, exceso de nitritos y nitratos y colocar pocas plantas naturales... Un ligero punteado por todo el cristal o la presencia de algunas algas verdes flotantes no es un problema en si mismo, sino que puede considerarse normal e incluso podría servir de indicio de una buena calidad del agua. Las podemos eliminar con rasquetas limpia-algas o con imanes, cómodamente y desde el exterior.

Si las algas se multiplican de manera desorbitada pueden llegar a cubrir por completo las plantas naturales y hacer que se marchiten, con que tendríamos de un grave problema. Se puede luchar contra éstas con productos químicos algicidas (con el efecto adverso de no ser totalmente inocuos para peces y sobre todo para las plantas naturales), sin embargo hay autores que recomiendan la lucha biológica:

- Plantando abundantes plantas de crecimiento rápido.

- Cuidando el agua con esmero.

- Añadiendo peces comedores de algas (por ejemplo Otocinclo dorado, Moli negro, Gupi, Plecostomus, Xifo, Platy, Gurami besucón, etc.).

Problemas con las condiciones del agua:

A veces encontramos problemas importantes como excesiva turbidez de todo el agua, mal olor desprendiente del acuario (incluso olor fétido que inunda toda la habitación), plagas de caracolillos, etc. Son problemas muy puntuales, con causas muy diversas y soluciones específicas para cada caso.

Patologías de plantas y/o peces:

También muy diversas, con distintas causas y tratamientos. De entre la gran cantidad de enfermedades que pueden afectar a nuestros peces, más adelante comentaremos brevemente algunas de las más frecuentes, las que sin ser un gran especialista podemos llegar a distinguir mediante una correcta observación y para la mayoría de las cuales existen tratamientos eficaces.

Tabla

Imprimir enviar a un amigo
Estás en la página sobre:
Mantenimiento del acuario. El acuario
   
Esta Guía Práctica es un web de CONSUMER.es EROSKI, tu portal de consumo
info@consumer.es
Fundacion Grupo Eroski
Recibe cada semana
las novedades de consumer.es
Alta Baja
Búsqueda:
Buscar
  PERROS
  GATOS
  AVES
  PECES
Tener peces
La pecera pequeña
El estanque
El acuario
  ROEDORES Y LAGOMORFOS
  REPTILES
 
Antes de comprar una mascota
 
Animales y Sociedad
 
Test de evaluación
 
Otras guías prácticas Consumer
  Salud y deporte
Salud y Alimentación
Museos Bellas Artes
100 ONG's
Camino de Santiago
Trabajo y alimentación
Parques Naturales

 
 
 
 
 
 
Fundación Grupo Eroski. Boletín semanal
Fundación Grupo Eroski